¡La tripulación coworker se amplía y se ha propuesto invadir el satélite más cercano con forma de mesa en busca de lapiceros y post it! No te quedes sin un espacio en nuestros estudios compartidos.

“…desde que dejé de trabajar en pijama me siento más libre, me miro al espejo, por fin afeitado, cierro el puño, salto y dijo: -¡Yo puedo comerme el día!…” Nos cuenta un plutoniano coworker fascinado,

“…no puedo parar de crear, he tenido que salir a pasear al bosque de al lado, pues no poder poner la lavadora, fregar, tender la ropa, que venga el vecino, ordenar, que llame el cartero… Hace que no pare de teclear, dibujar, proyectar… ¡Siento que vuelo!…” No volvimos a saber más de este ser, cuentan que sigue pagando por el espacio, en honor al coworking.

“…miro a mi lado y siento que hay más seres como yo, que no soy la única “membrilla”* trabajando todos los días, en horas extrañas… O que simplemente trabaja aunque no tenga salario fijo… Es increíble, es como descubrir que hay vida en el espacio exterior…” Cuenta esta humana emocionada.

“…¿un espacio tan barato? ¿Con cafetera? ¿Nevera? ¿Baño y ducha? ¿Sala de reuniones?
– Yo he pagado para poner los libros y unas cosas en la mesa y usar lo demás….”
La llamamos coworker porque nos dijo que lo sería, pero esta grabación es telefónica.

*membrilla/o: Sinónimo de pringada/o, aquel o aquella que hace siente que hace el tonto por algo.

Coworker

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies