Los océanos cubren el 71% de la superficie de la Tierra. Nos proporcionan la mitad del oxígeno que necesitamos para respirar. De manera silenciosa, el movimiento de sus aguas afecta al planeta entero, igual que lo hace el movimiento del aire en la atmósfera.

En los últimos 50 años los océanos han amortiguado los efectos del cambio climático. Han absorbido más del 90% del exceso de calor y casi el 30% de las emisiones de CO2 producidas por los seres humanos. Cualquier alteración en la física y la química oceánicas podría tener graves consecuencias.

En el año 2021 el satélite Swot comenzará a desentrañar los secretos del movimiento de los océanos. Justo después de su lanzamiento, enviará medidas de las aguas del sur de Mallorca para su estudio. Antes de ello, decenas de científicos trabajarán de manera coordinada para caracterizar la zona, dentro del proyecto Pre-Swot.